Otoño caliente

3 sep

“La socialdemocracia considera que un impuesto que también pagan los riquísimos es “más injusto” que el impuesto de la pereza que castiga el trabajo y el ahorro”

La vuelta al cole (y al trabajo el que aún lo tenga) la han recibido los españoles con una subida del IVA que no se ha acompañado, como se debería y como defendía el PP hasta que llegó al gobierno el enfrentadísimo dúo MontoroDe Guindos, de una reducción sustancial en las cotizaciones sociales y una bajada espectacular del impuesto ideológico que castiga el esfuerzo de la clase media, que es el IRPF. Subida del IVA que se trasladará a todos los productos y que podría provocar, como ya sucediera cuando lo subió Zapatero, una caída de la recaudación. Subida del IVA que tiene enfadada a toda la socialdemocracia. Esa socialdemocracia en clara implosión que considera que un impuesto que también pagan los riquísimos de las SICAV –quienes consumen más que los menos pudientes- es “más injusto” que el impuesto de la pereza que castiga el trabajo y el ahorro. No tienen remedio.

Las familias han agotado sus ahorros y viven ya de las menguantes pensiones de los abuelos. El desempleo sigue desbocado sin que se haga nada para reducirlo, como bajar o liquidar el SMI. Que no existe en Alemania, por cierto. Y, lo que es peor, los parados apenas tienen esperanza de encontrar trabajo. Cáritas viene ya desde hace tiempo denunciando la cronificación de la pobreza.

Concentraciones de ultras con sobredosis de “V” de Vendetta y “L” de Lenin a las puertas del Congreso en lo que es un cutre golpismo para iluminados que sirve al sistema como coartada para defender su permanencia.

Toques de atención desde Bruselas a las autonomías y S&P que arroja el bono de Mas a la basura. Rescate inminente (y no existe lo light) disfrazado de vaya usted a saber qué.

El autónomo, al cual el PP cuando aún no había traicionado sus principios prometió que dejaría de tener que pagar el IVA facturado para pagar por IVA cobrado, ya no puede más. Este mes le suben la retención de IRPF, por eso de que hay que pagar la ruina de Bankia o Caixa Cataluña. Hay que estar loco o tener un buen colchón para contratar con las informales y aún manirrotas administraciones públicas. El crédito, y van tres “reformas financieras”, sigue sin fluir hacia familias y PYMES. Lo de las preferentes, que tienen de falso hasta el nombre, no parece tener arreglo.

Y mientras, el torturador y asesino Bolinaga celebrando un auto que no hubiera sido posible si el gobierno no hubiera decidido conceder, en una decisión que ha indignado no sólo a todas las víctimas sino a buena parte de la sociedad, el tercer grado penitenciario al criminal etarra. La reforma energética sigue desaparecida. Como la de la Educación o la Justicia. No hay política. Sólo economía keynesiana.

La clase media española ya no puede más y eso se verá en los próximos comicios, especialmente en Galicia, en donde Núñez Feijóo podría quedarse sin mayoría absoluta, mientras que el tortazo del gobierno de Patxi López y Antonio Basagoiti está casi garantizado.

Es lo que nos espera este curso. Otoño más que caliente.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.012 seguidores

%d personas les gusta esto: