Sorprendida estoy por la cantidad de páginas webs, blogrolls, listas de correo y portales dedicados al noble ejercicio de hacer oposición al gobierno del talante en la red.

Sin duda, todos recordarán que el precedente de estas webs fue aquella tristemente famosa página de los genoveses, que criticaba despiadadamente a los gobiernos de José María Aznar. Tristemente famosa digo, no por la sátira política, sino porque luego nos enteramos que detrás de ella no se encontraban ciudadanos de a pie, sino que se ocultaba el ahora Jefe de Gabinete del Ministro Caldera, Don Julio Pérez Sanz, y que se elaboraba desde un despacho del Congreso de los Diputados. Vamos, desde un despacho pagado por todos.

Sigue leyendo en Diario Siglo XXI

Anuncios