Dícese del hombre tardo en sus acciones y que parece bobo, pero que no descuida en su utilidad y provecho. Es la definición que el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua da a dicha palabra. Y que le viene que ni pintada a Carlos López Aguilar, hermanísimo del Ministro de Justicia, que se ocultaba tras este alias para perpetrar sus barbaridades en la página web creada por el Jefe de Gabinete de Jesús Caldera, Julio Pérez Sanz.

Sigue leyendo en Diario Siglo XXI

Anuncios