Etiquetas

Nada hacía presagiar que la desde el tortazo electoral socialista en las pasadas elecciones autonómica anunciada crisis de gobierno pudiera ser tal festival de la comedia y el sectarismo. Quemado Pedro Solbes, dos veces plusmarquista nacional en destrucción de empleo y según los socialistas hace exactamente un año esperanza del keynesianismo patrio, se esperaba, por eso de generar la tan necesaria confianza, el nombramiento de algún economista o experto en la materia para afrontar la mayor crisis económica que sufre el mundo occidental en toda su historia en general y España por motivos estructurales en particular, además del cese inmediato de algunos ministros incompetentes y frentistas. Esperábase, digo, siguiendo parámetros lógicos, que son esos parámetros que jamás sigue ZP, cuyo único objetivo es mantenerse él, como sea, en el poder. Así que, como solución para sus males, que no los de los españoles, va y nos endilga al ministro del paro de Felipe González y Caudillo de las Andalucías como Vicepresidente del PER; a una señora cuya única obsesión es meterse en la vida privada de los ciudadanos (tabaco, vino, hamburguesas de gran tamaño) y prohibir, prohibir, prohibir, como remedio para la maltrecha economía; a Pepiño al frente del Ministerio de Fomento –a ver si llega el AVE a Villapesoe- y a Trinidad Jiménez en Sanidad sin competencias. Tiempo habrá para analizar cómo ZP ha intentado salvar la crisis… en el PSOE.

Sigue leyendo en Diario Siglo XXI

Anuncios