Etiquetas

,

Esto publicaba yo en mi columna de Diario Siglo XXI el pasado 16 de abril bajo el título “Gürtel, el principio del fin: Majadahonda“.

Por su parte, la esposa de Guillermo Ortega, según avanzo en la lectura del sumario cada vez queda más claro que el PP de Madrid se ha convertido en el feudo en donde hacen y deshacen diversas familias, Gema Matamoros, concejal en el vecino municipio de Las Rozas e histórica secretaria general de NNGG de Majadahonda, también habría adjudicado en 2002 y 2003 contratos a las empresas de la trama. Eso sí, siguiendo la estrategia de los presuntos corruptos, troceando los contratos en importes de menos de 12.000 euros. Las protestas del interventor municipal de Las Rozas de poco sirvieron. Correa se llevó la pasta. Increíblemente Gema Matamoros sigue a día de hoy ocupando su puesto como concejal de Educación así como su tenencia de alcaldía en el municipio (hay ocho tenientes de alcalde; debe ser para que cobren más) sin que el PP de Madrid o el propio alcalde roceño intervengan en absoluto. Tampoco el PSOE de Las Rozas denunció ante la Justicia los hechos cuando los conoció hace ya más de un lustro.

Hace dos semanas les contaba en “A Fondo” de Intereconomía Radio que Gema Matamoros no sólo no había dimitido, sino que era teniente de alcalde. Hoy se ha tenido que ir.

Esto dice el PSOE hoy.

Pero no había aparecido hasta ahora ninguna información concreta sobre posibles irregularidades en el Ayuntamiento de Las Rozas de Madrid. Sin embargo, del examen detallado de las Actas de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Las Rozas se desprende que la citada mercantil “Special Events, S.L.” también ha realizado trabajos para dicho Ayuntamiento. En dichas Actas figuran facturas pagadas por el Ayuntamiento de Las Rozas a “Special Events” por la realización de dos trabajos, al menos, consistentes en la organización de los actos de inauguración de las Olimpiadas Escolares del año 2002 y del año 2003, actos que fueron organizados bajo la competencia de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Las Rozas.

Mentira.

Si el PP de Las Rozas tiene que explicar por qué no puso de patitas en la calle a esta señora en 2003 el PSOE tiene que explicar en qué andaba entretenido mientras la intervención municipal denunciaba el troceo de contratos.

Anuncios