Eran los tiempos del I Congreso Nacional de UpyD. Noviembre de 2009. Valia Merino, luego expedientado y hoy desvinculado de la política, presentaba candidatura alternativa a Rosa Díez. Aurora Ferrer era expulsada del recinto. El señor Fabo (liberado-liberado) se enfrentaba a los críticos a las puertas del Palacio de Congresos. A puerta cerrada y sin prensa, un militante de los “críticos” hacía una pregunta acerca de las cuentas del partido. Rosa Díez arremetía contra todos los críticos llamándolos batasunos, o sea, etarras. A gente como A.P., guardia civil que se la ha jugado en Intxaurrondo, se le hizo muy duro, me cuenta, no levantarse y contestar como merecía la barbaridad que, además de un insulto, es una banalización del terrorismo.

Hasta ahora era una historia que se contaba. Incluso, susurran, es posible que exista una grabación de aquello. Hoy ratifica este bestial insulto de Rosa Díez contra los militantes críticos con su gestión un miembro del Consejo Nacional de UPyD, el señor Hernández, de Murcia. Lo hace en su bitácora:

Durante el pasado Congreso nacional de UPyD, su portavoz, Rosa Díez, comparó, en una intervención a puerta cerrada, no en un acto público, algunas de las tácticas empleadas por algunos autodenominados críticos con las que emplea habitualmente Batasuna. Los autonombrados paladines de la democracia pusieron el grito en el cielo ante semejante comparación.

Digo yo que el que la infamia se haya pronunciado a puerta cerrada o abierta no tiene ningún significado. Y me parece normal poner el grito en el cielo. Es una pasada que retrata a quien la pronuncia. Por cierto, el señor Hernández, toma regeneración, insiste en comparar a gente crítica con asesinos etarras. Lean la entrada de su bitácora.

Empieza a resultar demasiado habitual que la gente de UPyD descalifique a sus adversarios, críticos o rivales como batasunos (etarras). Díez llamaba recientemente batasuno a Montilla, que será un cretino, pero no es un terrorista. Y Gorriarán (nº 2 de una formación que se dice democrática y regeneradora) metía vía Twitter en un mismo saco a la organización terrorista ETA, a Intereconomía y “el gordo”. Atención, porque dicen en UpyD numerosos exmilitantes que “el gordo” podría ser una víctima del terrorismo crítica con UPyD. Además de una infamia si así fuera, el exabrupto sería de tal gravedad que descalificaría para los restos tanto a quien lo ha proferido. Como a Rosa Díez si no actuase en consecuencian. Los “sorroclocos”, empiezan algunos a  llamar a esta gente.

Anuncios