Botella, Blanco y Urdangarín.

“La legitimidad del sillón de alcalde de Ana Botella es la ilegitimidad de todo el sistema, en el que no existe representación.”

Vaya por Dios. Ahora resulta que Alberto Ruiz-Gallardón no podía dejar la alcaldía de la capital pese a que media España era consciente de la ambición del que fuera Secretario General de la Alianza Popular de Manuel Fraga. O que Ana Botella no puede ser alcaldesa de Madrid porque a ella, número dos en la lista cerrada y bloqueada del Partido Popular, no la ha votado directamente el pueblo como mandamasa. Sigue leyendo «Botella, Blanco y Urdangarín.»