“El PP garantiza continuar viviendo en ese camelo conocido como Estado del Bienestar. El cheque escolar, la derogación de la escuela comprensiva o un sistema privado de capitalización de pensiones ni se plantean”

Amnistía fiscal encubierta para los defraudadores mientras los ciudadanos que pagan religiosamente sus impuestos sufren una presión fiscal del 40%; subidas de impuestos directos (IRPF y Sociedades) e indirectos, castigo a la inversión empresarial, y un recorte del gasto poco menos que testimonial. El tijeretazo de 27.300 millones vendido como el “ajuste más duro de la democracia” recaerá, por supuesto, sobre las clases medias. ¡Y para esto tanto secreto impuesto por Javier Arenas, quien por su parte ofrecía más de lo mismo en Andalucía y así le lució el pelo! (Sigue leyendo…)

Anuncios