Huelga en la enseñanza. En ventanas y paredes de institutos públicos, algo impensable en países del norte de Europa de esos que salen bien en los informes PISA y en donde la educación es algo serio, ondeaban la semana pasada sábanas llamando a estudiantes y profesores a la huelga. Resultó ser, como todo lo que últimamente vienen organizando los sindicatos, un perfecto fracaso. (Sigue leyendo…)

Anuncios