Ingenuidad democratista

Publicado en Diario Siglo XXI el pasado 18/02/2013. Después de leer esta entrada en relación a la bronca interna en que se ha sumido VOX en la bitácora del analista político, escritor y contertulio de Ya es Domingo Blas Piñar Pinedo, creo que sigue estando de plena actualidad esta columna que publiqué el año pasado. Aquí os la dejo:

Afirmaba ya en 1915 Robert Michels, descubridor formal de la ley de hierro de las oligarquías, que la democracia necesariamente conduce a la oligarquía y que “contiene un núcleo oligárquico”. Pareciera, tomando como ejemplo España, que en los partidos políticos se contuviera toda la fuerza de esta afirmación, pero, sin embargo, su papel es casi secundario, inevitable. Y es que los partidos políticos son necesarios en cualquier gobierno democrático de tamaño mediano. Sigue leyendo «Ingenuidad democratista»

La última oportunidad del PSOE

A1-36896090.jpgNo eran pocos quienes aseguraban semanas atrás, despreciando a sus contrincantes, que el vacuo Eduardo Madina, a quien no se le conoce oficio ni beneficio fuera del partido, saldría ganador del envite. Estaban equivocados. La enemistad de “toda la vida”, forjada desde los tiempos de Juventudes Socialistas, entre Susana Díaz y Madina, así como la tercera candidatura en liza que los partidarios del vasco soterradamente achacan a una estrategia del vencedor, no ha hecho sino facilitar lo que se veía venir. Sigue leyendo «La última oportunidad del PSOE»

Naftali, Gilad y Yifrad

Estos son hoy los nombres de la tragedia, del horror terrorista, que se ha vuelto a cebar una vez más con el pueblo israelí.

chavalesNaftali, Gilad y Yifrad son hoy los nombres de la tragedia, del horror terrorista, que se ha vuelto a cebar una vez más con el pueblo israelí. Tres chicos que apenas habían dejado atrás la niñez y cometieron el error de hacer autoestop, secuestrados y asesinados por los activistas de Hamás Marwan Kawasme y Abu Aishe, para vergüenza y bochorno de esa parte de Europa tan complaciente con quienes no vacilan en matar niños en nombre de “la paz”. La paz de los cementerios, que es la paz del totalitarismo a la cual aspiran los colectivistas. Sigue leyendo «Naftali, Gilad y Yifrad»