Trolls

Por supuesto que si estamos ante uno de los que vierten amenazas o calumnias, no está demás recurrir a la Justicia. Cada vez son más los que acaban pagando por sus actos. El anonimato en la Red, puestas las cosas en mano de las autoridades, es sencillamente una ilusión.