Menuda hay liada en Alicante. Y es que Sonia Castedo, alcaldesa de la ciudad imputada en varios casos de corrupción, se niega a dimitir y está dispuesta a morir matando. Castedo tiene que irse a su casa, como sea, antes del martes. Si no, la que se puede liar en la ciudad del arroz puede ser de aurora boreal.
(Sigue leyendo en La Gaceta…)

Anuncios