50 Navidades sin libertad en Cuba

Son ya 50 navidades, 50 nochebuenas sin libertad”. Era el grito desgarrado pronunciado en Ya es Domingo por Ernesto Aurelio Vandama, cuyo mayor deseo sería poder ir a depositar una corona de flores en la tumba de sus padres allí, en su Cuba natal.  Un grito desesperado, de esos que salen desde lo más profundo del alma dolorida y que no se pueden controlar. “Libertad, por favor, señorita, sólo queremos libertad”.

(Sigue leyendo en Vozpópuli…)

Podemos es más consenso.

No son pocas las formaciones que, a derecha e izquierda, han aparecido en los últimos tiempos prometiendo “regenerar la política”. Regeneración que es la palabra que en cuestión de marketing electoral ha venido a sustituir al famoso “cambio” que en 1982 prometiera a una despistada sociedad española recién salida de la dictadura el PSOE de Felipe González, el de “ni Flick ni Flock”. De ahí a Filesa, Time Export o los GAL, pasando por el entierro de Montesquieu o el que se mueva no sale en la foto, todo fue coser y cantar. Regeneración que no significa absolutamente nada. Como sucede con “transversal”, “centralidad” o “centro”, sinónimos de “partido atrápalotodo”, o sea, de partido sin principios.  Cada vez que un político las pronuncia, como reza el dicho popular, muere un gatito. (Sigue leyendo en Vozpópuli…)

Lo de Cataluña me aburre soberanamente

Observaba Jacques Barzun, que el aburrimiento es una gran potencia histórica y no son pocas las ocasiones en que las oligarquías han impuesto al pueblo sus caprichos a base de matar de tedio al respetable. Es lo que está sucediendo en relación con el separatismo catalán desde que el juancarlismo, siguiendo acaso las políticas franquistas de privilegiar las inversiones y la industrialización en Cataluña y el País Vasco en detrimento de otras regiones (hubo muchos ministros catalanes y vascos), decidiera hace treinta años privilegiar a las oligarquías nacionalistas locales, renunciando a la presencia del Estado en dichos territorios. Nacionalistas que tienen un proyecto político separatista, no secesionista por cuanto secesión alude a un pueblo oprimido que decide separarse para alcanzar mayores cotas de libertad. (Sigue leyendo en Vozpópuli…)