Los separatistas han puesto el huevo