Porque sin vosotros no me parecería a Michael Robinson… ¡gracias!