Etiquetas

, ,

infanta-carcel-71674.jpg

Hoy se ha conocido que Miguel Bernad, jefe del sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación popular en el caso Nóos y que es quien ha sentado a doña Cristina de Borbón en el banquillo, estaría planteándose la retirada de la causa.

De Nóos y de otras tantas causas judiciales que dependen de Manos Limpias. Sindicato que será lo que sea, y habrá actuado como quieran, pero que ha tenido un papel fundamental sustituyendo a la fiscalía cuando ésta no ha querido actuar por vaya usted a saber qué motivos (o los sabemos) en causas contra políticos, banqueros o sindicalistas. Algo que no han hecho esos que tanto presumen de defender “a la gente”.

Si Bernad diera la orden de retirada, López Negrete tendría que dejarlo y la acusación contra la hermana del Rey decaería de forma automática. Hay que resaltar que el que doña Cristina esté en el banquillo de los acusados no es sólo por capricho de Manos Limpias, es que el juez instructor y la Audiencia también han estimado que hay indicios de criminalidad en su conducta.

Archivo de la causa contra doña Cristina que, dicho sea de paso, perjudicaría, y mucho, la imagen de la Corona. La pasada… y la actual.

Queda, además, de manifiesto, la importancia de oponerse a la liquidación de la acusación popular, como pretenden algunos.