pactos.png

Madre mía, otra campaña electoral. Y ya se están poniendo estupendos. Verán, esta mañana me he levantado y he oído que Juan Carlos Girauta, de Ciudadanos, está enfadadísimo con el PP, y así lo ha puesto de manifiesto en Libertad Digital, porque a través de un medio de comunicación le han recordado que militó hace la tana en el PSC y fue en las listas del PP en tres ocasiones.

Yo aún estoy perpleja por dos cuestiones (además de por lo infantil de la cuestión):

  1. Que hacer público que el número 3 de Ciudadanos (una formación que sólo tiene 10 años de vida) militó o fue en listas en Cataluña, antes de entrar en Ciudadanos, en formaciones de las que se llaman constitucionalistas se considere un ataque gordísimo y que encima, para algunos lo sea. Oigan, que no ha militado en Bildu ni en Podemos, que son fuerzas de carácter totalitario…
  2. Que el propio Girauta se defienda soltando exabruptos ante tal cuestión, cuando lo normal era zanjarlo con un “sí, qué pasa” o despiporrarse del burdo “ataque”.

Quien los entienda, que los compre.

A mí, personalmente, me parecen mucho más relevantes las acusaciones de financiación irregular que ha destapado La Razón.