GRA113. MADRID, 13/07/2016.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (i), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), durante la reunión que han mantenido hoy en el Congreso, en el marco de la ronda de contactos con vistas a intentar la investidura. EFE/Emilio Naranjo

Hoy se han reunido Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. Y mientras esto sucedía, Albert Rivera nos ha comunicado que noviembre está más cerca. Y es que los de Ciudadanos, menudos inmaduros que son, han anunciado que votarán que no a la investidura de Rajoy en primera vuelta y que se abstendrán en la segunda. Hay quien dice que esto sólo es el comienzo y que todo podría variar, porque de no ser así, Rivera habría convocado hoy terceras elecciones. La nueva política consiste, por lo visto, en no apoyar al partido más votado, que es el único que ha subido en votos y escaños. Porque está mal visto entre sus asesores, esos que le han llevado a perder 400.000 votos en seis meses. Hoy Albert, quién sabe, podría haber firmado la defunción de su partido.

Pedro Sánchez, por su parte, ha dejado muy claro que él es el señor del no. Está tan fuera de la realidad que se cree que podría subir en invierno a costa de Podemos y Ciudadanos. Lo llevas clarinete, majete.

Más, si ambos se mantienen en su postura, los números, como ha dicho Rajoy, no dan. Iríamos a terceras elecciones o a un gobierno del todos contra el PP.

En su comparecencia, Rajoy ha dejado claro que quiere gobernar y que está dispuesto a negociar. De hecho, le ha entregado en mano a Sánchez este programa de gobierno socialdemocráta, a ver si así cambia de postura. Por incluir, ha incluido hasta un Pacto por el Cambio Climático.  Rajoy, por cierto, ha dejado claro que no piensa ir a Europa sin apoyo institucional, sin que se respete el techo de gasto y cosas por el estilo, como podría suceder si todos se ponen a jugar a la oposición desleal, que es lo que les mola.

rajoy

Extracto del programa de gobierno de Rajoy

Pero también ha dejado claro que si nadie le apoya y tiene la “certeza” de que no va a ser elegido, se replantearía el ir a la investidura. Vamos, que lo mismo le dice que nones a Felipe VI (a estas alturas todos sabemos que es capaz de hacerlo; a algunos incluso nos divierte).  Ya me imagino a Albert y Pdr tomando tilas según lo han oído. Porque sobre ellos caería la responsabilidad de esta irresponsabilidad. Y porque los unos se iban a quedar por los 60 escaños y los otros veremos sin en 15.

Yo, qué quieren que les diga, cada vez veo más cerca noviembre. Y cada vez me parece menos mal.