La dictadura del género y el baile de los vampiros

Yo no dejaría de leer a Javier Benegas hoy.

Benegas y Blanco

En un mundo imaginario, una epidemia que convierte a los seres humanos en bestias ha destruido la civilización tal y como la conocemos. Sólo queda un ser humano sin infectar: Robert Neville, que refugiado en la fortaleza en que ha convertido su casa, aprovecha la luz del día para ir en busca de provisiones (el sol resulta letal para los mutantes), mientras que por las noches permanece oculto.

Este es el argumento de la novela Soy leyenda (I Am Legend), de Richard Matheson (Nueva Jersey, 1926 – California, 2013), publicada por primera vez en 1954. Y que es en realidad una puesta al día del mito vampírico añadiendo una simbología: la desesperada lucha del individuo contra la masa.

Matheson enfrenta la racionalidad, encarnada en el personaje del solitario Neville, al gregarismo de la masa. Y plantea una cuestión inquietante: ¿qué es lo “normal” y qué lo “anormal” en una sociedad que se…

Ver la entrada original 1.393 palabras más

Ayer, en La Marimorena, sobre políticas del odio

Estamos viviendo una nueva etapa de políticas de odio, de discursos de odio, perfectamente calculados, que son lanzados por el líder y replicados por sus subalternos y periodistas afines para hacerse con el lenguaje y la agenda política, que consiguen marcar. Una violencia que no solo es discursiva, sino que también es física (escraches, performances…) y que se ha sabido adaptar perfectamente a las nuevas tecnologías (Twitter, Facebook).