Contra Ayuso, contra la libertad.

MADRID, 02/12/2020.- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto a Eugeni Barandalla, presidente de la Asociación de Belenistas, inaugura la Navidad en la Puerta del Sol con la apertura al público del belén de la Real Casa de Correos, que este año estará situado en el exterior del edificio. EFE/ Mariscal

Haga lo que haga la critican. Si Madrid logra levantar en plena pandemia el hospital de IFEMA, toda crítica es poca hasta que la OMS les cierra la boca. Si el gobierno regional consigue traer aviones cargados de material sanitario, a por ella. Si Madrid reparte mascarillas FPP2 en las farmacias, la izquierda mediática y política se lanza en tromba contra Díaz Ayuso porque “son demasiado buenas”. Si Madrid hace 100.000 test serológicos a profesores y personal de centros educativos, lo critican. El hospital de pandemias Isabel Zendal, en construcción, tampoco se libra. Como no se libran los “test inútiles” hechos a los madrileños, según afirmó el portavoz de Sanidad en la Asamblea de Madrid del PSOE franquista, José Manuel Freire. Franco, el del PSOE, está empeñado en echarla como sea. Incluso, tienta a Aguado, dejando la presidencia recaer en Ciudadanos.

La campaña de desgaste política y personal que viene sufriendo Isabel Díaz Ayuso desde que dejara a la izquierda y a alguno más con las ganas de hacerse con la joya de la corona, que es la Comunidad de Madrid, parece no tener fin.

El motivo no es otro más que la contraposición de modelos políticos. Por un lado, el PSOE de la destrucción de empleo, la subida masiva de impuestos y la destrucción de empresas, de la ruptura de la convivencia, pero, sobre todo, de la intervención total y absoluta en la vida privada de las personas. “Los niños no son de los padres”, señala la ministra Celaá, dejando claro que son del Estado. La sovietización de Europa hecha caricatura. Por otro, los 25 años de libertad de Madrid, que han supuesto que la Comunidad sea hoy el motor económico de España. “Si cae Madrid, cae España”, señala certeramente Isabel Díaz Ayuso. Y de eso se trata. De que caiga España. Donde no hay clase media fructifican los populismos totalitarios, triunfan el clientelismo, la “paguita” y el silencio de los corderos.

Para el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es intolerable que Madrid no se pliegue a su mentalidad totalitaria. La posverdad. Ese cruel y despiadado compendio de trolas que pretende crear un Matrix paralelo. No se esperaban que la presidenta de Madrid tuviera la resiliencia que ha demostrado tener.

Quien resiste, gana. Y ella, la presidenta de Madrid, lo aguanta todo, a un precio personal que para la mayoría resultaría imposible de pagar. Pero ella sabe que van contra su gobierno porque van contra la libertad. De todos. Y no está dispuesta de ceder.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.