Libertad de educación ya

Declaraba esta pasada semana Albert Rivera, conocido y valiente defensor de la libertad de los padres de elegir la lengua en que quieren escolarizar a sus hijos,  que su partido está en contra de financiar con dinero público –o sea, con el dinero saqueado a los padres vía impuestos-  los colegios concertados sólo de niños o sólo de niñas. Colegios de los que dicen los de la ceguera ideológica y la manipulación del lenguaje que segregan, como si constituyeran una suerte de apartheid. (Sigue leyendo en Gaceta…)

Educación responsable es educación en libertad

El Rey Juan Carlos reclamaba el pasado miércoles, horas después de que Esperanza Aguirre se descolgara, provocando un intenso debate social, en la Asamblea de Madrid con su Ley de Autoridad del Profesor, un pacto nacional (¿de qué nación, Majestad?) en Educación. Y ya se sabe que cuando se reclama eso que los cursis llaman “consenso” y se propone la creación de comisiones de expertos es que se pretende cambiar todo un poco para que todo siga igual. Y que paguen los contribuyentes. El consenso, todos los sabemos, pasa por que la denominada derecha acepte los postulados de la autoproclamada izquierda, que defiende una escuela en que en lugar de enseñar a los niños a pensar se enseñe a los chicos qué deben de pensar.

Sigue leyendo en Diario Siglo XXI